Primaria

(7 a 12 años)

 

Los niños en edad primaria contínuan el aprendizaje por medio de la exploración, pero de una manera más activa. Ya no imitan, sino que conocen a través de la imaginación, que estimula y activa sus sentimientos, permitiéndoles recordar con mayor facilidad lo aprendido.

El conocimiento debe ser dado de forma práctica e imaginativa, a través de ejemplos que impliquen elementos cotidianos, de la naturaleza y por medio de las artes. Así, las figuras geométricas se pueden encontrar en todo lo que nos rodea y los números se convierten en algo presente en nuestra vida diaria, adquiriendo un propósito más allá del aula. Aplicable y útil a nuestra vida.

Al igual que en el Preescolar, el maestro Waldorf debe ser una persona preparada profesionalmente, además de tener un constante desarrollo personal. El mismo profesor los acompaña desde el primero hasta el sexto grado, de este modo puede desarrollar un conocimiento profundo de cada alumno en particular y cultivar el desarrollo armónico del cuerpo y mente. Su trabajo será poner los conocimientos al alcance de sus alumnos, de la manera más imaginativa posible.

 

Los cuentos populares, las leyendas y mitologías que contienen tantas enseñanzas acumuladas en años de existencia, se convierten en recurso inagotable de conocimiento. Lo mismo sucede con el arte, que se convierte en medio de enseñanza vinculando las diversas disciplinas y estimulando el aprendizaje.

 

Los horarios están planeados de acuerdo a un ritmo que le facilite al niño el aprendizaje. Se inicia el día con actividades más intelectuales, teniendo un tema principal y reforzando temas que ya han sido vistos; las horas intermedias se designan para las actividades artísticas y los idiomas; mientras que las últimas horas son para las actividades manuales y psicomotrices.

A diferencia de las escuelas tradicionales, en las escuelas Waldorf los niños no llevan libros de textos, sino que los van elaborando conforme van avanzando en las materias y aprendizaje. Al existir una mayor libertad, se refuerza el sentimiento de estima entre maestro y alumno.

En la primaria Waldor no hay exámenes, ni notas cuantitativas. Esto se sustituye con un seguimiento constante del alumno durante todo el año escolar, en el que maestro y padres trabajan en conjunto y de manera estrecha.

En el niño se promueve el diálogo, la reflexión, el trabajo creativo, la libertad responsable y la tolerancia.

¿Quieres conocer más sobre el proyecto de primaria de Amantolli?

¡Contáctanos!